Hoy no me sentí muy bien… tras levantarme por la mañana, bañarme, prepararme para el trabajo y emprender camino, kise pasar a la gasolinera a chequear el aire de las llantas, una vez hecho ésto, kise arrancar el nave pero oh oh… no quizo… luego de un poco de ayuda de un señor que le pasaba lo mismo que a mi, y otro buen samaritano, lo logré encender. Al principio pensé que era la batería, pero momentos después de haber encendido noté que no estaba del todo bien, el odómetro andaba raro y no tenía los pilotos encendidos aunque el carro si estaba en marcha… socando socando lo llevé al mecánico, solo para que me dijera que tenía problemas en el alternador y que costaría unos $60 la arreglada (en realidad salió en $75 :S) Viendo ésto, algo en mis adentros me dijo ‘Hoy no es tu día…’ y exactamente… no fue mi día.

Mi preciosa, linda, amable, cariñosa, única y cuasi perfecta novia me llevó al Hospital Médico Quirurgico de San Salvador, a pasar en la sala de emergencias, esperando que estuviera algo sola porque la verdad si me encontraba mareado… fue allí donde empezó la odisea.

Llegamos a eso de las 3 pm, el primer paso era el recepcionista… eso fue rápido, me preguntó porqué iba y me pidió mi hojita patronal y el carné del seguro, me dió una hoja con mis datos y con la salvedad que era la primera vez que iba al Seguro. Me dijo que esperar en alguna de las salas de espera que tanto abundan por ahí… Allí fué donde comprendí porque al paciente se le llama paciente… y es qu esí se requiere paciencia!

Al cabo de estar sentado una media hora viendo las sillas girar en mi cabeza (no giraban literalmente…) y de estar disfrutando de las caricias y atenciones del amor de mi vida, un caballero en bata blanca (crucé los dedos esperando que fuera doctor y no otro secretario) me llamó a un pequeño cubículo donde me preuntó qué me pasaba; luego de un breve pero conciso relato y antecedentes me dijo que me daría algo para que se me quitara el vértigo y que luego pasaría con otro doctor.

Vaya, -dije en mis adentros- no fue tan malo como creía! ERROR!

El amable primer doctor (uff… si era doctor) me indicó que iría por una ampolleta a la farmacia y luego a que me la pusieran en la enfermería. Bueno, -volví a decir guturalmente…- un par de vueltas de burocracia… no esta de más. OTRO ERROR!

Recoger las medicinas en la farmacia fue fácil… solo deposité el papelito que me dió y un par de segundos después ya me había dado la ampolleta con la medicina, hoy me tocaba ir a la enfermería.

Vale aclarar a éste punto que seguía yo mariado y haciendo el mejor esfuerzo por caminar recto y no caerme, también debo mencionar que cada uno de los lugares que he descrito los separaban desde unos 5 metros hasta unos 20, así que se deberá tener esto como parámetro de referencia en el resto del relato.
Al estar sentado esperando a que me atendieran en la enfermería, una señora me advirtió que me había sentado en donde no era… que allí nunca me iban a atender porque me tenía que sentar en las bancas junto a la puerta y no en esas… bueno pues me senté y luego de unos momentos una enfermera me dijo que pasara.

La enfermera en cuestión era bastante agradable, quizá haya sido porque -según dijo- yo me parecía a su hijo, que su hijo estaba pequeño, pero que se vería igual a mi cuando tuviera mi edad, que tenía yo carita de niño. Creo que eso hizo que me tratara con un poco de delicadeza (ya veran más adelante porqué digo ésto) al ponerme la intravenosa… haaaaaa porque para ponerme la ampolleta esa no bastaba con un pinchón! noooo tenía que ser en solución y en la vena… AUCH!

Bueno.. eso tampoco estuvo TAAAAN mal… me dejó otra vez en la sala de espera de la enfermería a la espera que me llamara el otro médico y que me acabara la solución con la medicina. A decir verdad me sirvió lo que me pusieron porque luego de unos 20 minutos me había bajado considerablemente el malestar y ya podía ver un punto específico

Un par de minutos después empezó lo feo feo… unos 120ml antes que terminaran los 500ml del suero y la medicina llegó una doctora. Ella si tenía plante de doctora. Algo mal encarada a decir verdad, tratándome de ‘tu’ lo que a mi no me gusta, no es que me haga el muy muy pero el trato de ‘tu’ me parece demasiado como burlon o raro o no se… si no es de vos o de usted, no me gusta el trato… en fin… la cosa es que me llamó.

A todo ésto eran quizá la 5:15 o algo así. Ella empezó a entrevistarme. Aún tengo la idea de que quería que le contara las cosas en algún tipo de secuencia, pero sus preguntas me hacían saltar de síntoma en síntoma, de antecedente en antecedente a lo que me hacía otra pregunta y me volvía a perder por lo que creo que no le alcancé a decir la realidad de las cosas… fue allí donde me empezó a caer mal esa doctora…

Le comenté que había ido donde bastantes especialistas pero ninguno me ha dado un diagnóstico -lo cuál es cierto aunque tampoco me lo crean ustedes…- pero no me creyó… me dijo que no era posible que me hicieran pruebas y no me dijeran nada. Yo le insistía que ese era mi caso. Le pedí que si era posible una remisión a un especialista del seguro y me dijo que no, que por burocracia tenía que ser en la clínica local a la que estaba adscrito, -si las cosas son así… creo que pierde bastante el sentido de la clínica ‘de emergencia’- lo cuál no me molestaba, así que le dije que no importaba. Le comenté que era mi primera vez usando el seguro a lo que extrañada me cuestionó el porqué y porqué no había acudido antes a un tratamiento, luego de tratar de evadir la verdadera respuesta, ante su insistencia sentencié: ‘porque no les tengo confianza ni sentido de comodidad como un enfermo debería de sentir’. Espantada y algo ofendida me dijo que las cosas que se oían en la calle sobre el seguro no eran del todo así que había que ver las cosas y no dejarse creer. Solo asentía como podía.

Luego de eso, haciendo hincapié en mi ignorancia sobre sus servicios, le pregunté que cómo podía validar la incapacidad de siete días que me había dado el médico particular -porque tenía incapacidad, la cuál no tomé porque el trabajo hubiera sido horrible la semana siguiente- para ver si con eso me cubría éste día y talvéz mañana viernes para quedarme descanzando ya que ese día terminaba la incapacidad.

Con una expresión que con palabras no puedo describir me dijo que eso no lo hacían y que no era así -lo raro es que TODO el mundo me había dicho que si se podía validar una incapacidad particular pero era en otro departamento- que eso no se podía de ninguna manera y que si eso quería que le dijera cuales eran mis intenciones y por lo que iba. Me hizo sentir taaaaaan mal… porque me dio a entender que creía que yo lo que buscaba era zafe del trabajo… una excusa o algo así, y me dijo que mucha gente así lo hacía y ellos estaban acostumbrados a los mentirosos, que ella me creía lo que le decía pero que no se podía. En algún momento de toda esa verborrea mi cerebro se desconectó ante el burdo intento de explicarme -según ella- qué era una incapacidad y que valían en el día que a uno lo veían o algo así.

No sigo contando todo lo que me dijo porque me enoja y me ofende, pero al final, cuando ya estaba aburrido de oírla, le dije que olvidara lo de la incapacidad y que así lo dejara, que eso no me importaba pero que si me podía hacer el favor, que me remitiera al especialista, que aunque sea intentara. Al ver mi actitud ella cambió un poco y no dijo nada y me dijo que sí trataría de ayudarme con lo del especialista. Luego, a través de mi preciosa suegra me di cuenta que eso no lo hacían porque requería no se qué firma y no era fácil de conseguir.. así que si me ayudo!

Me hizo un examen extraño haciéndome caminar y buscando reflejos luego de lo cuál determinó con un poco de desdén que no tenía nada… no tenía señales de vértigo ni nada, volviendo a insinuar que no había llegado con propósitos legítimos a pasar consulta… Luego de un par de anotaciones en un papel me dijo que volviera a la enfermería a que me hicieran un EKG y Azúcar, que era un electro cardiograma  y examen de azúcar en la sangre y que me terminara la medicina que me habían puesto.

A todo ésto, como dije, no me había terminado todo el suero y andaba la intravenosa en la mano, con el botecito de suero y la línea, la cuál poco a poco se llenaba de sangre. Al moverme, sentía como se movía la aguja adentro de mi vena provocando un dolor que en nada me venía bien. Al llegar a la enfermería no había nadie atendiendo pero si habíamos varios esperando ser atendidos. La espera fue larga y tediosa. Ya la noche había caído y me dolía y me sentía mal y preocupado. En algún momento me empezaron a salir lágrimas, no sé porqué… solo sentía como tristeza… como descontento, pero las manos de mi preciosa Po hicieron el momento más soportable. He aquí un par de fotos que reflejan esos momentos angustiosos, recuerdos amargos de mi primera experiencia en el Seguro Social:

img_0323 img_0325 img_0324

Cuando al fin me atendieron, la nueva enfermera de turno vio que mi línea de la intravenosa estaba llena de sangre y que no pasaba más la medicina por lo que me la tuvo que cambiar… eso fue de lo peor… me maltrató taaaaaaaanto la vena… quitando la vieja, poniendo la nueva y ajustándola… fue bastante doloroso y aún me duele mucho, al punto que lo tengo bastante hinchado aún.

Con el examen de sangre vino un nuevo pinchón y con el EKG incomodad en mi vena con el movimiento que tuve que hacer para q me pusieran todos los electrodos. Luego de los exámenes me volvieron a sentar en la salita a que me terminara el suero… Ese fue un rato divertido porque la Po, al ver como estaba trataba de hacerme reir jugando con el bote de la solución y viendo como podíamos hacer trampa para que se terminara antes…

Cuando al fin se terminó tuve que volver a ir donde la doctora cae mal y me tuve que esperar otro bueeeen rato porque ella estaba con otro paciente y era una viejecita que le costaba todo… y la señora con su modo… pero bueno, al final pasé y me dio la tal referencia, me volvió a recalcar que lo de la incapacidad lo tenía que ver por fuera.

El día terminó al filo de las 7 de la noche. Estaba fresco y me sentía mejor gracias al medicamento que me dio el primer doctor y a la atención de mi amada novia. Nadie en mi casa preguntó qué me había pasado… si mi hermana no hubiera llamado para ver porqué no llegaba, no se hubieran dado cuenta… y mi mamá al ver qué me había pasado y quién y cómo me había ayudado creo que se achicó y empezó a quererme atender pero ya había terminado todo y hasta me hizo sentir algo enojado por como se comportó como queriendo ser ella la que salvara el día trayendome ésto y aquello y diciéndome que me llevaría a tal o cuál especialista cuando un par de días antes… bueno, esa es otra historia…

Así mi día en el Instituto Salvadoreño del Seguro Social. Volveré el miércoles, mi querida suegra me consiguió una cita directa con un especialista jejej… que cuello que tiene jejej! yeeei! la suegra yeeei!

Anuncios

Acerca de keyboardphd

* no pretendo ser gracioso, solo ameno * hablo rápido cuando me pongo nervioso * me tardo en contestar por el msn, pero siempre contesto * patológicamente condecendiente * victima de la pena ajena * pésimo recordando fechas * soy buenisimo escuchando (independientemente del hecho q me este kedando sordo) * trato de ser sincero, leer bien.. TRATO! * busko a Dios, a veces siento q me huye pero naaaaa... q hacer... igual PRAISE THE LORD! * me fascinan los carros y cualquier cosa que se mueva * tengo un chuchito q adoro y molesto en sobre manera * el aburrimiento no es una opcion * aficionado por los colores llamativos, las formas extranas y los movimientos estramboticos * no puedo ir al cine sin comer palomitas... es que si no, no siento que fui al cine * considero que la música calma a las bestias, empezando por mi. * no me gusta bailar, lo q no implica q no pueda, me podes invitar, pero lo voy a pnsar un buen rato. * mi madre de enseñó a ser educado, atento y servicial, no es que me salga de naturaleza realmente.... jeje =P * siempre he pensado que hay q vivir bajo una filosofía, aun sigo en la buskeda de una * creo fervientemente q la internet altera nuestras vidas, q los blog son una opcion de comunicacion, q todos deberiamos tener un sitio y q todo el mundo deberia revisar su correo x lo menos una vez al dia. keyboardphd@ :P

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s